Página Principal de GuiaBurgos


Arco de San Esteban
Arco de Santa María
Cartuja de Miraflores
Casa del Cordón
Castillo
Catedral
Centro Cultural Francisco Salinas
Hospital del Rey
Iglesia de San Esteban
Iglesia de San Gil
Iglesia de San Nicolás
Iglesia de Santa Águeda
Iglesia de Santa María la Real y Antigua
Monasterio de las Huelgas
Palacio de Capitanía
Palacio de Castilfalé
Palacio de la Diputación
Conjunto monumental de la Plaza de San Juan


Arco de San Esteban
Arco de San Esteban

    Levantado a mediados del siglo XIV, es un arco de factura mudéjar, obra del maestro alarife Mohamed.
    Está compuesto por un doble arco de herradura interior y exterior, con espacio entre ambos para el rastrillo o peine y dos esbeltas torres de planta cuadrada con una galería de seis arcos de medio punto entre ambas, formando un hermoso y original conjunto defensivo. También en este caso se combinan la piedra de manpostería y el ladrillo, que es utilizado en arcos y ventanas, en los ángulos de las torres, para esperar las hiladas de piedra y en la bóveda interior de cuya techumbre sobresalen otros dos arcos de herradura.
    De las cortinas de muralla que llegan al arco, sólo se han conservado las ascendentes, recientemente restauradas. Tomando la escalera metálica de reciente construcción, adosada a la muralla sube al adarve, se puede acceder al interior del arco por la puertecilla de medio punto abierta en el paramento lateral de la torre norte. Las cinco ventanas de medio punto que coronan las torres proporcionan a éstas gracilidad y luminosidad. Sobre la galería que las une se abre una pequeña terraza que ofrece vistas inéditas del sector oriental del recinto fortificado y de la Ciudad, El espacio interior de la galería se ha acondicionado para Aula Museo del Castillo, hasta que la propia fortaleza se convierta en museo. El acceso puede relizarse bien por la mencionada escalera exterior, o bien por una escalera interior estrecha y de peldaños desiguales. Sus sucesivos arcos están formados por aproximación de hiladas de ladrillos.

Arco de Santa María
Arco de Santa María


    El arco de Santa María, mencionado ya en el Poema del Mío Cid, es un monumento emblemático de la ciudad de Burgos.

    Su configuración actual data del segundo tercio de siglo XVI, obra de Juan de Vallejo y de Francisco de Colonia, que concibieron su remodelación como un castillo señorial con dos robustos cubos y un gran arco de triunfo en honor de Carlos V.

    En el arco están representados, además del emperador Carlos V, los principales personajes de la naciente Castilla: los dos principales jueces; Laín Calvo y Nuño Rasura, el fundador de Burgos, conde Diego Porcelos, el primer conde independiente Fernán González y el Cid Campeador, figuras esculpidas por Ochoa de Arteaga.

    Todo ello hace del Arco de Santa María, la más señorial de las puertas de la ciudad, sede de la municipalidad hasta 1791.

    Tras una cuidada restauración de su interior que acogió también en sus tiempos  el Museo Arquiológico (1878-1955), fue reabierto en 1994 como Centro Cultural Histórico-Artístico, con aspiraciones a convertirse en el Museo de la Ciudad, que reúna lo más significativo en la historia de la misma.

    Su amplio espacio central está presidido por un gran lienzo de Vela Zanetti alusivo al nacimiento de la Castilla Independiente, y en él destacan también dos arcos mudéjares de yesería, que, pertenecientes según se cree a la portada del castillo, fueron trasladados aquí a comienzos del siglo XIX.

    Entre las piezas ya reunidas en su Sala de Poridad o del Secreto, cubierta de bello artesonado mudejar del siglo XIV, se pueden admirar valiosos motivos cidianos, como un hueso del Cid con su documento de autenticidad, una reporducción de la espada Tizona realizada por el orfebre burgalés Maese Calvo, el óleo "Figuras de Romance", del también pintor burgales Marceliano Santa María y una edición facsimilar del Poema de Mio Cid. También podemos observar en la misma sala: el sillón de los Jueces de Castilla, la Vara de Burgos o de Castilla, medida universalizada por Felipe II, la llave del castillo y el Brasero y la Puerta de acceso al Archivo del Arco.

Cartuja de Miraflores

    En 1441 Enrique III cedió este alcázar a los monjes cartujos para que fuera fundado un monasterio de la misma orden, bajo la advocación de San Francisco. Iniciada su construcción por Juan II y finalizada por Isabel la Católica, consta de dos claustros y una iglesia, obra de Juan y Simón de Colonia terminada en 1484. El interior, compuesto por una sola nave, presenta una espléndida bóveda de crucería. Destacan el retablo mayor de Gil de Siloé, los sepulcros de los reyes Juan II e Isabel de Portugal y el del infante don Alfonso, las sillerías del coro, una gótica y otra de los padres cartujos de estilo renacentista. En la capilla de San Bruno, estatua del Santo de Manuel de Pereira (s.XVI).

Casa del Cordón
Casa del Cordón

 

    El palacio de los Condestables de Castilla o Casa del Cordón, propiedad y sede de la Caja de Burgos, fue construido en el siglo XV por los Condestables de Castilla y es atribuido a Simón de Colonia. Destaca la portada con el cordón franciscano y el elegante patio renacentista. En ella los Reyes Católicos recibieron a Cristóbal Colón.

 

 

 

El Castillo

El Castillo


     En torno a lo que hoy son ya sólo los restos de la fortaleza, nació en el año 884 la ciudad de Burgos, como una avanzadilla frente al dominio musulman y como firme baluarte en la recuperación del territorio cristiano. El propio nombre de Burgos podría significar "fortaleza en lo alto" y su morfología urbana quedó marcada para siempre por la tipografía del Cerro.
    A comienzos del siglo XV era el lujoso palacio de Enrique III y antes de concluir el siglo jugará un papel primordial en la guerra de sucesión de la Corona de Castilla, al defender la causa de la Beltraneja mientras la Ciudad defendía la de Isabel la Católica, a cuyas tropas terminó rindiéndose en 1476.
    Fernando el Católico lo convirtió en un fuerte establecimiento artillero, precedente de su posterior función como maestranza y parque de artillería.
    En 1736, reinando Felipe V, fué casi totalmente destruido por un incendio.
    En 1808, Napoleón ordenó su completa reconstrucción al observar sus extraordinarias condiciones militares. Sin embargo fueron también las tropas francesas quienes, cinco años más tarde, ante el acoso de las fuerzas hispanobritánicas lo dinamitaron para evitar que fuese utilizado en la contienda por estas últimas. Desde aquel 13 de Junio de 1813, la fortaleza apenas ha cumplido misiones de alguna entidad. Pese a ello conserva buena parte de su muralla exterior con algunos de sus torreones originales, algo de su estructura interna, el aljibe, toda una red de galerías subterráneas y su magnífico y profundísimo pozo a cuyo fondo conduce una escalera de caracol de 335 peldaños, hoy ya accesible.
    Su importancia como yacimiento arqueológico, ha quedado de manifiesto en numerosas ocasiones.
    Sucesivas investigaciones han evidenciado la ocupación prehistórica del cerro desde hace al menos 4000 años, en el Campaniforme antiguo y han proporcionado material abundantísimo para un museo propio. Las últimas iniciadas en 1992 dentro ya del actual Plan de Recuperación, han permitido exhumar la planta románica de la iglesia de Nuestra Señora la Blanca, sacar a la luz torreones y lienzos de murallas soterrados, localizar hasta tres necrópolis de distintas culturas, descubrir la primitiva cerca de la ciudad y liberar de escombros parte de la red subterránea.

La Catedral
Catedral de Burgos.


    Iglesia episcopal de Burgos, comenzada en 1222 (cuatro años antes que la de Toledo) y consagrada en 1260. La corta duración de las obras explica la unidad y coherencia de esta espléndida catedral gótica. Se conoce el nombre de uno de los artífices que intervinieron en la edificación del templo: el maestro Enrique, que trabajó en la segunda etapa de las obras, a partir de 1235 o 1240, y a quien puede atribuirse el diseño de las fachadas.

    Se trata de un templo de tres naves con seis tramos, un crucero muy prolongado, un presbiterio de tres tramos más y ábside poligonal, y una girola con cinco capillas radiales hexagonales. Las trazas de la planta muestran conexiones con la catedral francesa de Coutances. Por los alzados se relaciona con la de Bourges, así como por la sección del pilar, formado por ocho columnas adosadas a un núcleo circular. Los arbotantes, dobles y con forma de cuarto de círculo, sustentan directamente el muro, sin estribos intermedios. El superior descarga sobre el inferior, y éste sobre el triforio a través de una columnilla. Se trata de la misma solución de las grandes estructuras francesas, como Saint-Denis o Notre Dame. Las cubiertas son de bóveda de crucería. Sus fachadas principal y la del crucero sur, llamada del Sarmental, son excelente muestra del gótico español. En ellas, los elementos arquitectónicos como portadas, rosetones, ventanales y pináculos se equilibran con la estatuaria de jambas, arquivoltas, tímpanos y contrafuertes. Es una catedral con gran profusión ornamental en sus exteriores, pese a haber perdido la imaginería de sus tres portadas en la fachada principal.

Capilla de los Condestables

    Merecen destacarse elementos posteriores que enriquecen notablemente la arquitectura del templo, como el cimborrio plateresco reconstruido entre 1539 y 1567 por Juan de Vallejo, "obra de ángeles, que no de hombres" según decir de Felipe II, con sus huecos isabelinos, pináculos en altura, balaustrada renacentista y columnas estriadas y bajo cuya bóbeda estrellada descansan los restos del Cid y de su esposa, depositados aquí en 1921; la capilla del Condestable, en la que interviene Simón de Colonia; y la puerta de la Pellejería, de estilo plateresco, construida en el s. XVI por Francisco de Colonia, en el lado opuesto del crucero a la del Sarmental, espléndida muestra del más genuino gótico francés del siglo XIII. A esta portada desemboca desde el interior la escalera Dorada de Diego de Siloé (siglo XVI), con un solo tiro de arranque que se dobla en dos tramos que discurren paralelos al muro y acceden finalmente a la gran portada, tras revolverse sobre sí mismos. Son interesantes sus primeros peldaños semicirculares (referencia a la escalera de la Biblioteca Laurenciana de Miguel Ángel), y sus variados motivos escultóricos.

    La sillería del coro con el que en el siglo XVI se cerró la nave central, fue tallada en su mayor parte por el borgoñón Felipe de Vigarny, otro de los artistas a los que más debe la catedral. Anteriormente había esculpido los relieves del trasaltar y posteriormente trabajó en el altar de la capilla de los Condestables, ésta última el mejor ejemplo del gótico flamígero, en definitiva evolución hacia el renacimiento.

    La Catedral contaba con unas puertas originales que no son las que observamos hoy en día, ya que el desmoronamiento de la piedra obligó a su total sustitución a finales del siglo XVIII optándose por la simplicidad neoclásica que ahora contemplamos en el cuerpo inferior.

    Coronan el edificio dos hermosísimas agujas de pura filigrana del mejor de los góticos, de alturas de 84 metors y que fueron construidas entre 1442 y 1458 por el arquitecto alemán Juan de Colonia.

Centro Cultural Francisco Salinas

    Instalado en la antigua Alhóndiga, levantado en 1514 como silo para regular el suministro de trigo a la ciudad. Su posterior función como cárcel del partido, aceptada por el Municipio en 1853, supuso la total transformación del interior y del exterior del edificio. Por ello, de la construcción gótico-renacentista original, sólo ha llegado hasta nosotros su amplia portada, blasonada con las armas de la ciudad.

Hospital del Rey

    Cruzando el río Arlanzón por el puente de Malatos, de origen medieval, los peregrinos llegan al Hospital del Rey, fundado por Alfonso VIII para acoger a los caminantes de la ruta Jacobea. Fue uno de los más famosos de todo el Camino de Santiago. Totalmente reformado, conserva la espléndida entrada o Patio de Romeros, obra plateresca del siglo XVI, que da acceso a la iglesia en cuyas puertas se representa una de las composiciones de peregrinos ante Santiago más hermosas de todo el Camino Jacobeo (s.XVI). Hoy es sede de la Facultad de Derecho de la Universidad de Burgos.

Iglesia de San Esteban

   Iglesia gótica de finales del siglo Xlll y principios de siglo XIV, tiene interesante portada bajo un gran rosetón calado. Es de tres naves y tres ábsides, coro a los pies con antepecho calado, obra de Simón de Colonia de comienzos del siglo XVI.
    Presenta varios sepulcros de interés de finales del gótico, púlpito renacentista y bella portada del mismo estilo que da acceso al claustro gótico.
    El Arzobispo de Burgos ha instalado aquí el Museo del Retablo, donde se pueden admirar los retablos de diferentes localidades de la provincia, piezas de los siglos XVI, XVII y XVIII que conforman un conjunto único. En el coro se ha instalado una sección de orfebrería con piezas excepcionales.

Iglesia de San Gil

    Construida entre los siglos XIV y XVI, es una de las mejores iglesias parroquiales de Castilla.
    Tiene tres naves con crucero e interesantes capillas laterales: La Capilla de Nuestra Señora o de la Buena Mañana, con retablo gótico de finales del siglo XV, obra de Gil de Siloé; Capilla de los Reyes, con retablo renacentista; Capilla de la Natividad, siglo XVI, con bóveda calada, retablo renacentista de Felipe de Vigarny y sepulcros platerescos; Capilla del Santísimo Cristo edificada por Juan de Vallejo, con impresionante imagen gótica del Crucificado. El retablo de la Capilla Mayor es barroco. La iglesia posee diferentes imágenes y tablas de gran interés artístico.

Iglesia de San Nicolás

    Está situada frente a la fachada principal de la Catedral. La preside uno de los retablos más impresionantes y monumentales del Arte del Renacimiento Castellano, realizado en el siglo XV en el taller de Simón de Colonia, diseñado por él y realizado por su hijo Francisco. También de gran interés son sus sepulcros góticos, el arco renacentista de María Saez de Oña y Fernando de Mena y las tablas de la Escuela Burgalesa del Maestro de San Nicolás

Iglesia de Santa Águeda

    Encontraremos esta iglesia, hoy gótica, descendiendo la escalinata que hay en una de las callejas que acceden a la catedral. Está asentada sobre la famosa Iglesia románica de Santa Gadea en la que según la tradición el Cid exigió a Alfonso VI el juramento de que no había tomado parte en la muerte de su hermano.

Iglesia de Santa María la Real y Antigua

    Sus orígenes datan de 1074, fecha en la que Alfonso VI dispone trasladar a ella el obispado de Oca. Fue colmada de mercedes tanto por los reyes como por la autoridad eclesiástica de Burgos. Su fábrica actual es gótica del siglo XIV, aunque conserva la toree del siglo anterior. El interior está compuesto por una sola nava y ábside cuadrado. En el pórtico, Calvario gótico y puerta mudejar. Junto a la iglesia, bello crucero gótico con el Crucificado y la Virgen con el Niño.

Monasterio de las Huelgas
Monasterioo de las Huelgas

    Monasterio cisterciense, fundado por Alfonso VIII en 1188, y cuya construcción se extiende entre los siglos XII y XIII. Desde el exterior se aprecia su fuerte torre defensiva, donde según la tradición nació Pedro I el Cruel. El interior cuenta con tres largas naves y crucero, con cinco capillas absidiales. La capilla principal luce un retablo barroco; es gigantesco, de grandes columnas salomónicas. Tiene además numerosos retablos renacentistas y barrocos. Fue concebido como Panteón Real, por lo que yacen a lo largo de sus naves en sepulcros góticos, los Reyes Alfonso VIII y su esposa, Enrique I, la reina doña Berenguela, el infante don Fernando de la Cerda y numerosos infantes y personajes de sangre real vinculados a la Corona de Castilla.Monasterio cisterciense, fundado por Alfonso VIII en 1188, y cuya construcción se extiende entre los siglos XII y XIII. Desde el exterior se aprecia su fuerte torre defensiva, donde según la tradición nació Pedro I el Cruel. El interior cuenta con tres largas naves y crucero, con cinco capillas absidiales. La capilla principal luce un retablo barroco; es gigantesco, de grandes columnas salomónicas. Tiene además numerosos retablos renacentistas y barrocos. Fue concebido como Panteón Real, por lo que yacen a lo largo de sus naves en sepulcros góticos, los Reyes Alfonso VIII y su esposa, Enrique I, la reina doña Berenguela, el infante don Fernando de la Cerda y numerosos infantes y personajes de sangre real vinculados a la Corona de Castilla.

Palacio de Capitanía

    Situado en la plaza de Alonso Martínez, fue construido sobre el antiguo solar del Palacio de las Cuatro Torres, es un majestuoso edificio, considerado como una joya del neogótico. Hasta 1996 sede de la Capitanía General Militar de la región Pirenáico-Occidental.

Palacio de Castilfalé

    Situado frente a la puerta de la Coronería de la Catedral, se levantó la casa de Los Colonia, en la segunda mitad del XV. Sobre el solar de la misma, Juan Vallejo inició la construcción de un palacio adquirido en 1565 por Andrés de Maluenda. Aunque el edificio, hecho de piedra y ladrillo, como era habitual en la arquitectura doméstica burgalesa, fue transformado por sus sucesivos propietarios, el último, en el siglo XX, fue el conde de Castilfalé. Fue residencia ocasional del rey Fernando VII y de Napoleón. Cedido por sus últimos propietarios, los condes de Castilfalé, al Ayuntamiento de Burgos en 1969, fue restaurado y rehabilitado como Archivo Municipal en 1985, creando uno modélico en su género.

Palacio de la Diputación
Palacio de la Diputación

    El Palacio Provincial, sede de la Diputación de Burgos, es de estilo clásico (1869) y tiene sobre la bóveda principal pinturas de Vela Zanetti, con escenas de la vida del Cid. Se encuentra en el paseo del Espolón y tiene enfrente el remodelado y recientemente inaugurado Teatro Principal.

 

 

 

 

Plaza de San Juan
Plaza de San Juan
    La calle de Las Calzadas y la anexa plaza de San Juan, constituían el último tramo de la ruta jacobea antes de que ésta penetrara en el recinto amurallado.La plaza actual forma un conjunto arquitectónico compuesto por cuatro monumentos: el monasterio de San Juan, la iglesia de San Lesmes, el puente sobre el río Vena y el Arco de San Juan.
    La Iglesia de San Lesmes, gótica de finales del XV, está dedicada al patrón de Burgos, monje benedictino nacido en Loudun (Francia) y muerto en Burgos (1035-1097). Enfrente se encuentra la Casa de la Cultura, levantada en 1971 sobre el solar del Hospital de San Juan (1479) destruido en 1949 por un incendio tras el cual sólo se conservó su fachada.
    Entre ambas se yergue el Monasterio de San Juan, fundado en 1091 y remodelado en el siglo XV y principios del XIX. Desde 1968 se instaló en él el Museo Municipal Marceliano Santa María.
    Preside la plaza el Monumento a Diego Porcelos, fundador de la ciudad.
    El Puente de San Juan, delimitado por cuatro leones con escudos y símbolos burgaleses, cruza el río Vena y comunica la plaza con el Arco de San Juan, una de las antiguas puertas de entrada a la ciudad, que fue reconstruida en la segunda mitad del XVI.